Abril 15, 2016

Biblioteca: El Ropero Mágico abrió sus puertas

Biblioteca: El Ropero Mágico abrió sus puertas

Durante toda esta semana, el gran Ropero Mágico de la biblioteca estuvo recibiendo a las alumnas de Pre Kinder de nuestro Colegio, para mostrarles todas las sorpresas que tiene dentro y enseñarles un poco más sobre la magia de los libros.

La “bruja Aida”, salió del Ropero y sorprendió a las niñitas con sus historias de pósimas y cuentos que preparó en una gran olla, de la que finalmente salió un cuento de princesas.

Las alumnas encantadas con el personaje y muy concentradas en lo que Aida les contaba fueron entendiendo de manera entretenida y didáctica de qué se trata la biblioteca y el cuidado de los libros.

Pero ellas no fueron las únicas convidadas. A la aventura del Ropero Mágico, también asistieron los papás de las niñitas, quienes no despegaron la vista de la bruja y también pudieron comprender mejor el sentido de los libros para sus hijas y la importancia que tiene para ellas llevarse prestado un cuento de la biblioteca. De esta forma las podrán acompañar durante todo el año en sus comienzos a la introducción en la lectura.

Al final de la actividad la bruja Aida les entregó su bolsa ursulita, la que usarán para llevarse a sus casas todas las semanas un libro prestado y luego devolverlo la semana siguiente.

 

Biblioteca: El Ropero Mágico abrió sus puertas Biblioteca: El Ropero Mágico abrió sus puertas Biblioteca: El Ropero Mágico abrió sus puertas Biblioteca: El Ropero Mágico abrió sus puertas Biblioteca: El Ropero Mágico abrió sus puertas Biblioteca: El Ropero Mágico abrió sus puertas Biblioteca: El Ropero Mágico abrió sus puertas Biblioteca: El Ropero Mágico abrió sus puertas Biblioteca: El Ropero Mágico abrió sus puertas Biblioteca: El Ropero Mágico abrió sus puertas Biblioteca: El Ropero Mágico abrió sus puertas Biblioteca: El Ropero Mágico abrió sus puertas Biblioteca: El Ropero Mágico abrió sus puertas Biblioteca: El Ropero Mágico abrió sus puertas Biblioteca: El Ropero Mágico abrió sus puertas Biblioteca: El Ropero Mágico abrió sus puertas Biblioteca: El Ropero Mágico abrió sus puertas Biblioteca: El Ropero Mágico abrió sus puertas Biblioteca: El Ropero Mágico abrió sus puertas Biblioteca: El Ropero Mágico abrió sus puertas Biblioteca: El Ropero Mágico abrió sus puertas Biblioteca: El Ropero Mágico abrió sus puertas Biblioteca: El Ropero Mágico abrió sus puertas Biblioteca: El Ropero Mágico abrió sus puertas Biblioteca: El Ropero Mágico abrió sus puertas Biblioteca: El Ropero Mágico abrió sus puertas Biblioteca: El Ropero Mágico abrió sus puertas Biblioteca: El Ropero Mágico abrió sus puertas Biblioteca: El Ropero Mágico abrió sus puertas Biblioteca: El Ropero Mágico abrió sus puertas Biblioteca: El Ropero Mágico abrió sus puertas Biblioteca: El Ropero Mágico abrió sus puertas Biblioteca: El Ropero Mágico abrió sus puertas Biblioteca: El Ropero Mágico abrió sus puertas Biblioteca: El Ropero Mágico abrió sus puertas Biblioteca: El Ropero Mágico abrió sus puertas Biblioteca: El Ropero Mágico abrió sus puertas Biblioteca: El Ropero Mágico abrió sus puertas Biblioteca: El Ropero Mágico abrió sus puertas Biblioteca: El Ropero Mágico abrió sus puertas Biblioteca: El Ropero Mágico abrió sus puertas Biblioteca: El Ropero Mágico abrió sus puertas Biblioteca: El Ropero Mágico abrió sus puertas Biblioteca: El Ropero Mágico abrió sus puertas Biblioteca: El Ropero Mágico abrió sus puertas Biblioteca: El Ropero Mágico abrió sus puertas Biblioteca: El Ropero Mágico abrió sus puertas Biblioteca: El Ropero Mágico abrió sus puertas Biblioteca: El Ropero Mágico abrió sus puertas Biblioteca: El Ropero Mágico abrió sus puertas Biblioteca: El Ropero Mágico abrió sus puertas Biblioteca: El Ropero Mágico abrió sus puertas Biblioteca: El Ropero Mágico abrió sus puertas Biblioteca: El Ropero Mágico abrió sus puertas Biblioteca: El Ropero Mágico abrió sus puertas Biblioteca: El Ropero Mágico abrió sus puertas Biblioteca: El Ropero Mágico abrió sus puertas Biblioteca: El Ropero Mágico abrió sus puertas Biblioteca: El Ropero Mágico abrió sus puertas Biblioteca: El Ropero Mágico abrió sus puertas Biblioteca: El Ropero Mágico abrió sus puertas Biblioteca: El Ropero Mágico abrió sus puertas Biblioteca: El Ropero Mágico abrió sus puertas Biblioteca: El Ropero Mágico abrió sus puertas Biblioteca: El Ropero Mágico abrió sus puertas Biblioteca: El Ropero Mágico abrió sus puertas Biblioteca: El Ropero Mágico abrió sus puertas Biblioteca: El Ropero Mágico abrió sus puertas Biblioteca: El Ropero Mágico abrió sus puertas Biblioteca: El Ropero Mágico abrió sus puertas Biblioteca: El Ropero Mágico abrió sus puertas Biblioteca: El Ropero Mágico abrió sus puertas Biblioteca: El Ropero Mágico abrió sus puertas Biblioteca: El Ropero Mágico abrió sus puertas Biblioteca: El Ropero Mágico abrió sus puertas Biblioteca: El Ropero Mágico abrió sus puertas Biblioteca: El Ropero Mágico abrió sus puertas Biblioteca: El Ropero Mágico abrió sus puertas Biblioteca: El Ropero Mágico abrió sus puertas Biblioteca: El Ropero Mágico abrió sus puertas Biblioteca: El Ropero Mágico abrió sus puertas Biblioteca: El Ropero Mágico abrió sus puertas Biblioteca: El Ropero Mágico abrió sus puertas Biblioteca: El Ropero Mágico abrió sus puertas Biblioteca: El Ropero Mágico abrió sus puertas Biblioteca: El Ropero Mágico abrió sus puertas Biblioteca: El Ropero Mágico abrió sus puertas Biblioteca: El Ropero Mágico abrió sus puertas Biblioteca: El Ropero Mágico abrió sus puertas Biblioteca: El Ropero Mágico abrió sus puertas Biblioteca: El Ropero Mágico abrió sus puertas Biblioteca: El Ropero Mágico abrió sus puertas Biblioteca: El Ropero Mágico abrió sus puertas Biblioteca: El Ropero Mágico abrió sus puertas Biblioteca: El Ropero Mágico abrió sus puertas Biblioteca: El Ropero Mágico abrió sus puertas Biblioteca: El Ropero Mágico abrió sus puertas Biblioteca: El Ropero Mágico abrió sus puertas Biblioteca: El Ropero Mágico abrió sus puertas Biblioteca: El Ropero Mágico abrió sus puertas Biblioteca: El Ropero Mágico abrió sus puertas Biblioteca: El Ropero Mágico abrió sus puertas Biblioteca: El Ropero Mágico abrió sus puertas Biblioteca: El Ropero Mágico abrió sus puertas Biblioteca: El Ropero Mágico abrió sus puertas Biblioteca: El Ropero Mágico abrió sus puertas Biblioteca: El Ropero Mágico abrió sus puertas Biblioteca: El Ropero Mágico abrió sus puertas Biblioteca: El Ropero Mágico abrió sus puertas Biblioteca: El Ropero Mágico abrió sus puertas Biblioteca: El Ropero Mágico abrió sus puertas Biblioteca: El Ropero Mágico abrió sus puertas Biblioteca: El Ropero Mágico abrió sus puertas Biblioteca: El Ropero Mágico abrió sus puertas Biblioteca: El Ropero Mágico abrió sus puertas Biblioteca: El Ropero Mágico abrió sus puertas Biblioteca: El Ropero Mágico abrió sus puertas Biblioteca: El Ropero Mágico abrió sus puertas Biblioteca: El Ropero Mágico abrió sus puertas Biblioteca: El Ropero Mágico abrió sus puertas Biblioteca: El Ropero Mágico abrió sus puertas Biblioteca: El Ropero Mágico abrió sus puertas Biblioteca: El Ropero Mágico abrió sus puertas Biblioteca: El Ropero Mágico abrió sus puertas Biblioteca: El Ropero Mágico abrió sus puertas Biblioteca: El Ropero Mágico abrió sus puertas Biblioteca: El Ropero Mágico abrió sus puertas Biblioteca: El Ropero Mágico abrió sus puertas Biblioteca: El Ropero Mágico abrió sus puertas Biblioteca: El Ropero Mágico abrió sus puertas Biblioteca: El Ropero Mágico abrió sus puertas Biblioteca: El Ropero Mágico abrió sus puertas Biblioteca: El Ropero Mágico abrió sus puertas Biblioteca: El Ropero Mágico abrió sus puertas Biblioteca: El Ropero Mágico abrió sus puertas Biblioteca: El Ropero Mágico abrió sus puertas Biblioteca: El Ropero Mágico abrió sus puertas Biblioteca: El Ropero Mágico abrió sus puertas Biblioteca: El Ropero Mágico abrió sus puertas Biblioteca: El Ropero Mágico abrió sus puertas Biblioteca: El Ropero Mágico abrió sus puertas Biblioteca: El Ropero Mágico abrió sus puertas Biblioteca: El Ropero Mágico abrió sus puertas Biblioteca: El Ropero Mágico abrió sus puertas Biblioteca: El Ropero Mágico abrió sus puertas Biblioteca: El Ropero Mágico abrió sus puertas Biblioteca: El Ropero Mágico abrió sus puertas Biblioteca: El Ropero Mágico abrió sus puertas Biblioteca: El Ropero Mágico abrió sus puertas Biblioteca: El Ropero Mágico abrió sus puertas Biblioteca: El Ropero Mágico abrió sus puertas Biblioteca: El Ropero Mágico abrió sus puertas Biblioteca: El Ropero Mágico abrió sus puertas Biblioteca: El Ropero Mágico abrió sus puertas Biblioteca: El Ropero Mágico abrió sus puertas Biblioteca: El Ropero Mágico abrió sus puertas Biblioteca: El Ropero Mágico abrió sus puertas Biblioteca: El Ropero Mágico abrió sus puertas Biblioteca: El Ropero Mágico abrió sus puertas Biblioteca: El Ropero Mágico abrió sus puertas Biblioteca: El Ropero Mágico abrió sus puertas Biblioteca: El Ropero Mágico abrió sus puertas Biblioteca: El Ropero Mágico abrió sus puertas Biblioteca: El Ropero Mágico abrió sus puertas Biblioteca: El Ropero Mágico abrió sus puertas Biblioteca: El Ropero Mágico abrió sus puertas Biblioteca: El Ropero Mágico abrió sus puertas Biblioteca: El Ropero Mágico abrió sus puertas Biblioteca: El Ropero Mágico abrió sus puertas Biblioteca: El Ropero Mágico abrió sus puertas Biblioteca: El Ropero Mágico abrió sus puertas Biblioteca: El Ropero Mágico abrió sus puertas Biblioteca: El Ropero Mágico abrió sus puertas Biblioteca: El Ropero Mágico abrió sus puertas Biblioteca: El Ropero Mágico abrió sus puertas Biblioteca: El Ropero Mágico abrió sus puertas Biblioteca: El Ropero Mágico abrió sus puertas Biblioteca: El Ropero Mágico abrió sus puertas Biblioteca: El Ropero Mágico abrió sus puertas Biblioteca: El Ropero Mágico abrió sus puertas Biblioteca: El Ropero Mágico abrió sus puertas Biblioteca: El Ropero Mágico abrió sus puertas Biblioteca: El Ropero Mágico abrió sus puertas Biblioteca: El Ropero Mágico abrió sus puertas Biblioteca: El Ropero Mágico abrió sus puertas Biblioteca: El Ropero Mágico abrió sus puertas Biblioteca: El Ropero Mágico abrió sus puertas Biblioteca: El Ropero Mágico abrió sus puertas Biblioteca: El Ropero Mágico abrió sus puertas