Octubre 3, 2017

ORGULLO SU: Ximena Rivas, una ingeniera jugada por la inclusión de los discapacitados

ORGULLO SU: Ximena Rivas, una ingeniera jugada por la inclusión de los discapacitados

Ingeniero civil UC y ex directora del Servicio Nacional de la Discapacidad (Senadis), la “patita social” ha sido un motor importante desde la universidad cuando fundó con amigos la “Corporación Jesús Niño” en el sector más vulnerable de La Pintana. Hoy, tras años de desarrollo profesional en el mundo privado y el público, Ximena Rivas lidera la corporación “Incluye 360” que apoya la inclusión de personas discapacitadas a través de innovadores programas que mejoren su calidad de vida y les den autonomía.

Trabajando en la integración escolar de niños con discapacidad, conoció nuestro Colegio y le gustó su mirada respecto a la inclusión. “Quería un colegio inclusivo donde la Sofía —su hija que es alumna de 4° SA—, estuviera en un ambiente con más niñitas con necesidades especiales. Quería que su mundo de la discapacidad no fuera sólo su hermana”, cuenta Ximena, “y buscando, me encantó la variedad de profesiones que ejercían todas las ursulinas que fui conociendo”.

Se refiere a la Jose, su hija mayor de 15 años que nació con un diagnóstico de daño severo incompatible con la vida, según les dijeron durante el embarazo.  En Chile hay solo dos casos similares, “a la Jose no se le desarrolló el cerebro; no se formaron los hemisferios”, explica Ximena, “es como una guagüita que no afirma la cabeza ni se sienta, pero desde el punto de vista cognitivo, está muy conectada aunque no hable. Tenemos una conexión distinta, sé perfecto cuando le pasa algo”.

Desde su llegada los pasos profesionales de Ximena, que entonces era ejecutiva de Citigroup, fueron girando en otra dirección. Primero como gerente general de la Fundación de Ingenieros UC (FIUC) y pocos años después en la Fundación Mírame, dirigida a la inclusión de niños con trastornos del desarrollo. Desde allí participó en la comisión que elaboró la ley de discapacidad que creó el Servicio Nacional de la Discapacidad, (Senadis).  “Me ofrecieron ser directora del nuevo Senadis”, cuenta, “pero se hablaba de un cargo 24/7 y no estaba dispuesta. Mi marido me dio el empujón, “nunca más vas a poder reclamar que en Chile no se está haciendo nada por la discapacidad, te están dando la posibilidad”, me dijo”. Aceptó y durante el anterior gobierno instaló el nuevo organismo a través de diversos proyectos como el “Sello Chile Inclusivo” que reconoce a empresas e instituciones públicas que emplean a personas con discapacidad.

Ese mismo entusiasmo la empujó a crear “Incluye 360”, corporación que trabaja por los discapacitados a través de cuatro grandes áreas: el cambio cultural, promoviendo la toma de conciencia de la sociedad; proyectos sociales que mejoran su calidad de vida y les dan autonomía; infancia y atención temprana y, la cuarta, investigación de enfermedades poco comunes donde han replicado modelos extranjeros con buenos resultados.  “Si bien el Estado tiene un rol fundamental en materia de discapacidad, la empresa y los privados también pueden hacer grandes cambios”, explica Ximena.

Parte de su trabajo incluye también ayudar al contacto entre familias que estén pasando por la misma enfermedad, de manera de generar comunidad y apoyo entre ellas. Además están elaborando el primer registro de enfermedades de este tipo en nuestro país para poder investigar tratamientos y curas, han creado iniciativas como “Wheel the World” que permite a personas con discapacidad disfrutar lugares de difícil acceso como las Torres del Paine. En una segunda etapa, lo implementarán en Isla de Pascua con bicicleta y buceo además del trekking.